Cómo dejar de ser desordenado: Empieza a vivir limpiamente

Hay muchas razones por las que es importante dejar de ser desordenado. En primer lugar, es un gran lastre para tu energía y motivación. Por no hablar de que puede ser muy frustrante cuando intentas concentrarte en algo y tienes que limpiar todo el desorden. Por último, el desorden no da buena imagen. No resulta atractivo ni da confianza ser un desastre desordenado todo el tiempo, así que si quieres empezar a tener mejor aspecto y sentirte mejor contigo mismo, es hora de empezar a vivir de forma más limpia.

cómo dejar de ser desordenado mostrando un salón limpio

Consejos para organizar su espacio

1) Empieza por crear un sistema. Elabore una tabla o lista de sus pertenencias y colóquela donde pueda verla. Esto te ayudará a reconocer mejor lo que hay que mantener limpio y en su sitio.

2) Determina cuánto espacio de almacenamiento necesitas y compra artículos que quepan en ese espacio. Por ejemplo, si necesitas mucho espacio para guardar la ropa, compra organizadores que sean ajustables o apilables. De este modo, no tendrás que meter todo en el mismo sitio y el espacio parecerá más organizado.

3) Utiliza cestas, estanterías y cajones para guardar tus pertenencias. Así estarán a la vista pero no estorbarán. Si se necesita algo rápidamente, basta con cogerlo de la cesta en lugar de rebuscar entre un montón de ropa en el suelo.

4) Mantenga limpias las superficies. Limpie la mesa de café, el escritorio y cualquier otra superficie que entre regularmente en contacto con sus pies. Esto ayudará a eliminar la tentación de apoyarse en estas zonas y facilitará su limpieza.

5) Haz que tu casa huela bien. Incorpora flores frescas o velas a la decoración para crear un ambiente relajante. Esto te ayudará a concentrarte y a mantenerte organizado.

6) Deshágase del desorden lenta y deliberadamente. Si ya no necesitas algo, deshazte de ello poco a poco en lugar de tirarlo todo de una vez. Así no te sentirás abrumado ni estresado, y al final todo parecerá más ordenado.

Cómo crear y mantener una rutina diaria

Crear y cumplir una rutina diaria puede ser difícil, pero es esencial si quieres dejar de ser desordenado. Una rutina diaria puede ayudarte a organizar tus pensamientos, acciones y hábitos. También puede ayudarte a mantener el rumbo y evitar distracciones. He aquí algunas consejos para crear una rutina diaria:

1. Establecer un tiempo cada día en el que limpiarás todo. Esto podría ser por la mañana temprano o al final del día.

2. Elabore una lista de todo lo que hay que limpiar (incluidas superficies, electrodomésticos y armarios). Asegúrate de incluir instrucciones específicas sobre cómo limpiar cada elemento.

3. Limpia sobre la marcha: no esperes a tener toda la casa limpia para empezar con tu lista de cosas por limpiar.

4. Márcate objetivos sencillos y cuantificables cada día. Esto te ayudará a mantenerte centrado y motivado.

5. Recompénsese por completar sus tareas diarias: esto le animará a seguir con su rutina.

6. Tómate descansos de vez en cuando: es importante que tengas tiempo para relajarte y descansar. Esto te ayudará a mantenerte organizado y productivo a lo largo del día.

Maneras de desordenar tu vida

1) Empiece por identificar las áreas de su vida en las que es más probable que se acumule el desorden. Pueden ser zonas en las que se sienta atascado o abrumado, como el despacho, el armario o el trastero. Una vez identificadas estas zonas, actúe para limpiarlas sistemáticamente.

2) La limpieza no tiene por qué ser una tarea pesada: hay muchas formas de hacerla más fácil y agradable. Por ejemplo, reserva momentos específicos cada semana para limpiar tu casa, mantén zonas libres de desorden en tu entorno, como espacios de trabajo y dormitorios, y utiliza organizadores y contenedores de almacenamiento para ayudar a desordenar fácilmente.

3) Utiliza tus sentidos para ordenar: mira, toca, huele y oye lo que limpias. Esto te ayudará a apreciar la belleza y la sencillez de la limpieza.

4) Sé creativo con la limpieza: prueba a utilizar limpiadores no tóxicos, materiales naturales como hierbas y aceites esenciales, o métodos de lavado a la antigua usanza, como lavar la ropa en un cubo. Las posibilidades son infinitas.

Afrontar la procrastinación

La procrastinación es un hábito con el que la mayoría de nosotros llevamos años lidiando. Se ha convertido en algo natural dejar las cosas para más tarde, pero no tiene por qué ser así. Puedes empezar a vivir limpiamente y dejar de ser un desastre siguiendo estos sencillos consejos:

1) Empiece con una tarea cada vez: Cuando te enfrentes a un gran proyecto que quieras terminar, divídelo en tareas más pequeñas que puedas completar fácilmente. De este modo, no te sentirás abrumado y será más probable que termines el proyecto.

2) Prioriza tu tiempo: Cuando te enfrentes a un montón de tareas por completar, asegúrate de distribuir tu tiempo de la forma que tenga más sentido. No intentes hacerlo todo a la vez y no dejes que las distracciones se apoderen de ti.

3) Tómate descansos: Si se siente abrumado o distraído, tómese un descanso. Esto no significa que tengas que dejar de trabajar en el proyecto por completo: tómate un breve descanso y luego continúa donde lo dejaste.

Reflexiones finales

Empieza a vivir limpiamente. Esto significa cuidar tus pertenencias y tu entorno. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero es importante dar pequeños pasos en la dirección correcta.

Sé consciente de tus actos. No seas un vago que no puede evitar estropearlo todo. Presta atención a los cosas que haces e intentas ser más consciente de ellos. Esto te ayudará a limpiar rápida y eficazmente.

Deja un comentario

es_ESSpanish